Educar a nuestros hijos para cuidar su entorno

Vivimos en un planeta que agoniza ante los abusos que ha hecho el ser humano de los recursos naturales, y su inconsciencia a la hora de desperdiciarlos y contaminar lo que le rodea, por ello, hoy más que nunca necesitamos educar a las generaciones futuras, de modo que no repitan los mismos errores del pasado, que han fomentado estos problemas ecológicos en el mundo.

-A +A
Educación medioambiental

Las consecuencias de la contaminación y el despilfarro

En las noticias y diversos eventos políticos y sociales, podemos escuchar los síntomas del calentamiento global y la contaminación, varios países alrededor del mundo están sufriendo sequías catastróficas, mientras que Los polos parecen derretirse, algo a lo que el mismísimo Leonardo DiCaprio hizo énfasis durante su discurso en los Oscar, en Asia por otra parte las personas salen a la calle con tapabocas producto de la polución en el aire.
 
Lo cierto es que vivir así se hace insostenible en el tiempo, perjudicando cada vez más a las generaciones futuras, que aunque no tienen la culpa, son quienes sufrirán las peores consecuencias si no frenamos nuestro modo de vida antiecológico.
 

¿Cómo convertirnos en padres Verdes?

Todo padre desea lo mejor para sus hijos, desde salud y felicidad hasta el éxito profesional y la riqueza, no obstante al procurar que esto se cumpla, olvidamos que lo que hacemos en conjunto nos afecta a todos, y que así como los educamos para un desarrollo pleno y un futuro brillante, también deberíamos enseñarle a amar el planeta que lo trajo al mundo y estimular las ideas que de ellos puedan salir para salvarlo.
 
Ya no basta con enseñarles a guardarse la basura hasta que pueda tirarla en el lugar apropiado, no basta con enseñarles a no tirar desperdicios en el mar, o cerrar el grifo del agua si no la está usando, hoy necesitamos que los niños estimulen su creatividad, aprendiendo a reciclar objetos usados, o buscar formas de impedir generar tanta basura.
 
¿Cómo enseñarle todo esto? A través del ejemplo, pues si un niño se acostumbra a vivir así, lo hará toda su vida, y además pueden sorprendernos con nuevas formas de obtener energía ilimitada, o métodos para descontaminar ríos, y mucho más.
 

Los primeros pasos en la educación ecológica

· Tal como cualquier otra cosa que quieras enseñarle a tu hijo, es indispensable la conversación abierta y sincera, evitando los gritos y la impaciencia.
 
· Divide la basura en casa (Plástico, vidrio, desperdicios orgánicos, papeles y cartón) y en lugar de tirarla, trata de pensar cómo puedes reutilizar cada una de las cosas para otros propósitos útiles.
 
 Ten plantas y cultivos de frutas o verduras en casa, aunque sean pequeños, así tus hijos aprenderán de primera mano cómo cuidar la naturaleza y los beneficios que las mismas pueden traerle.
 
· Evitar que abuse de la energía eléctrica, el agua corriente y el papel, recuérdale apagar los aparatos y luces que no esté usando, que no desperdicie el agua mientras se baña o cepilla los dientes, y que ponga su creatividad en materiales previamente usados y no en papel nuevo.
 
. Muéstrales todo el proceso requerido para generar electricidad, cuantos árboles mueren para hacer una hoja de papel y todo lo que tienen que pasar algunos niños para tener un simple vaso de agua. Esos ejemplos serán inolvidables para ellos y ya verás que se lo pensaran mejor antes desperdiciar cualquier recurso.
 
· Fomenta una dieta a base de productos naturales, no solo es mucho más saludable, sino que estos productos no requieren de envoltorios, (latas, cajas de cartón, bolsas de plático) que generan contaminación innecesaria.
 
Aquí te dejamos más consejos similares que puedes implementar en tu hogar y entorno comunitario para contribuir con la salud del planeta y el futuro de las nuevas generaciones.

 

Basada en una obra en www.melior.is. Contacta | Aviso legal |